sábado, 3 de junio de 2017

Mujer empoderada

Creo que estoy incubando algo.
Soy yo misma.
Emerjo.
Nazco.
Crezco.
Creo que me voy a parir a mí misma.
Fecundada la idea.
Brillante mi luna.
Albergo el sol que amanece.
Porque yo le doy claridad al día,
a la vida,
soy el alba.
Y amanezco, me elevo, me escondo y en la oscuridad me creo y me destruyo las veces que haga falta.
Brillo. Destello. Me permito. Decrezco. Me escondo.
Soy cíclica.
Abrazo mi poder.
Y hago mi siembra.
Planto mi semilla.
Que fluye hasta las entrañas de la pachamama.
Nutre la tierra.
Vibran las raíces.
Se expanden.
Y hasta allí me arrastran.
Y me llevan al mismo sitio,
me devuelven más allá
en un vaivén de olas,
calmas y agitadas.

Me alejo cada vez más acercándome a quién debo de ser y no soy, ni he sido.
A mi verdadera versión incipiente bajo este cascarón.
A descubrir mi verdadero sentido en la vida.
A la plenitud.
A mí yo más profundo.
Mi mujer más empoderada.


"He andado buscándote durante todo este tiempo..."

Y todo el tiempo, había estado aquí. 


domingo, 7 de mayo de 2017

¿Y por qué no soplamos margaritas en vez de dientes de león?

Soplaría huracanes con el deseo de quererme a mí misma
más de lo que nadie pudiera hacerlo.

Dejando salir con fuerza todas las palabras desde mi interior,
olvidándome en cada giro de todo lo que me sacude sin yo quererlo.

Desde mis profundidades.
Mi sexto chakra.
El tercer ojo.
El ojo del huracán.
Como si la pachamama, tan sabia, augurase lo evidente.

Un ciclón en femenino y en plural,
disfrutando de cada soplido,
despeinando las margaritas y dejándome despeinar a mí también.

Olvidaríamos el canto del "me quiere, no me quiere"
Por que no cabe duda de quién me quiere más en el mundo.

Así no tengo que mutilarle las hojas en cada pregunta
ni yo arrancarme la piel de incertidumbre en cada respuesta.

Por tu naturaleza curativa
muchos corazones se abrazan a tí.
Mal amor si arrancan dubitativos tu corona.
Aún siendo conocedores de lo evidente.
...Que lo es.

Y al menos ambas disfrutamos,
con su existencia y con la mía,
cómplices,
y ni la destruiría a ella ni me destrozaría yo.

Heliotropismo compartido.

Hoy me riego.
Nos riego.
De amor.

Resultado de imagen de margarita feliz


domingo, 12 de marzo de 2017

Domingo

Los domingos están hechos de otra pasta.

Para algunos, los domingos, es el día del señor y para otros es un día más de trabajo.
Es el día de quedarse un ratito más en la cama,
de no poner el despertador... O todo lo contrario.
De comer con la familia.
O con uno mismo.
Un gran banquete.
Un tupper a punto de caducar.
Es el día más triste de la semana porque mañana es lunes.
Para otros, es el mejor día de la semana porque mañana es lunes... Cuestión de perspectiva ;)
Es para hacer deberes o ponerse al día.
Para retomar ese libro lleno de polvo.
Para quitarse las telarañas.
Día oficial de la resaca por antonomasia.
O de los paseos por el campo. Sobre todo si hace bueno.
Y si llueve, chimenea, manta y siesta.
Es el día de pensar en nada.
Y de la nada, pensar en tí.
Es el día del arrepentimiento.
De acostarse con el sol o levantarse con él.
De sentirse frío.
De sentirse bien.
Acompañado.
Solo.
Feliz.
Nostálgico. 

Es el día de las despedidas.

O de los reencuentros...

Domingo. A Secas. A veces mojado.