sábado, 26 de enero de 2013

Cuando volvía tarde a casa aprovechaba para darle al botón para peatones de los semáforos. Ella cruzaba cuando estaba el muñeco en rojo, le daba igual, pero si el semáforo cambiaba a verde... Quizás fueran unos enamorados los que lo aprovecharían para comerse a besos.

Mis disculpas a los solitarios.

lunes, 7 de enero de 2013

Mirando por la ventana sospechó que alguien la observaba todas las mañanas mientras ella subía la persiana. Él agachaba la cabeza, ella le sostenía la mirada.

Y mirando por esa ventana se dio cuenta de que nunca la miraría a ella. Quizás se enamoró de la persiana.