Tenemos que hacer algo.

Y ese algo contenía entero el universo.
Lleno de todas las posibilidades.
Las maravillosas.
Las eternas.
Las buenas.
Las aceptables.
Las regulares.
Las malas.
Las mediocres.
Las absurdas.
Las peores...

El todo.
La nada.

Y nosotros, en el corazón de todo ese desastre.
Quizás no te diste cuenta que empezabas con ventaja.
También lo estabas en el mío ya.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Domingo

Vamos a mentirnos