"Tú no abrazas, tú taladras el alma" Diego Ojeda

No fui consciente de la gravedad del asunto hasta que descubrí que tú no me revolucionas las mariposas del estómago, tú las calmas. Tú me abres los ojos para ver lo bueno y lo malo, porque hay que aceptar el todo con su polaridad. Tú no haces que quiera huir, porque lo que quiero es quedarme para ver qué pasa.

...Y a ver si pasas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Domingo

De regreso

Vamos a mentirnos