Lo atroz de lo evidente. 
Las prisas no son buenas compañeras y pocas veces nos lo recuerdan a voces. 
Y te lo dice una calle, cada baldosa, retumba el eco entre sus paredes. 
El sol se pone... Y la luna sigue alumbrando el cartel que reza la advertencia. 
Cual farola.
 

Comentarios

Miriam Jaramillo ha dicho que…
De visita en tu blog.Te invito a leerme.Mi saludo con infinito respeto.

Entradas populares de este blog

Domingo

De regreso

Tenemos que hacer algo.